martes, 15 de abril de 2008

RETORCIENDO ALAMBRES

Las vallas siempre dan una sensación de hostilidad, de prohibición, de fealdad. Pero ¿Qué pasaría si dibujáramos en ellas? Demakersvan ha fabricado vallas con lo que parecen encajes. Ha logrado aunar el arte con un elemento de producción industrial. Su cliente, Studiometrico, lo incluirá en uno de sus proyectos de paisajismo.



Las fotos son de las dos páginas citadas.

1 comentario:

Tururu dijo...

Qué pasada!!!! si parece ganchillo!!!! me gusta mucho las cosas que nos enseñas!!

un saludo

tururu